Día de las Personas Sin Hogar 2023

“Comparte tu Red” es la llamada que se ha hecho en el día de las Personas sin Hogar a las administraciones, a la ciudadanía y a los medios de comunicación. El objetivo es Sensibilizar y concienciar a la sociedad sobre la realidad de desprotección y fragilidad que cada día está afectando a más personas y, en especial, a mujeres, y que las aboca al sinhogarismo, a interminables dificultades para acceder a los derechos y a los espacios públicos de vinculación social. También se pretende poner en valor la necesidad e importancia de facilitar oportunidades a estas personas a través del tejido social comunitario, del compartir la red de recursos y habilidades individuales y colectivas para facilitar el encuentro, la comunicación… a través de experiencias que ya se están desarrollandoNo tener un espacio estable para vivir y no tener una red social que de soporte, son dos elementos que atraviesan la inmensa mayoría de las  situaciones de sinhogarismo.

Las personas que han salido hoy a la calle reclaman un sistema de protección efectivo que garantice el derecho básico de acceder a una vivienda digna.  Pero además, ponen el foco en la red social, en los vínculos y la pertenencia a una comunidad.

En el telar expuesto en la Plaza de Ópera hoy y tejido por la artista textil Concha Ortigosa,  podemos ver todo aquello a lo que invitamos a compartir. Las personas en situación de sin hogar ha elaborado pequeños elementos que simbolizan su singularidad, su individualidad conectada con la red de la que todos debemos ser parte. Elementos que dar color y sentido al tejido al que están conectados, al tejido social. Comparte tu red, tu espacio, tiempo, entusiasmo, amistad, paz, respeto, diversidad, abrazo, sensibilidad, alegría , amor , esperanza, poder,…

Este es el texto del manifiesto leido:

Este año 2023 las personas en situación de sin hogar siguen FUERA DE COBERTURA.

Un año más pedimos a las Administraciones y Poderes Públicos que garanticen los derechos de todas las personas con un compromiso real. Pedimos que el derecho humano a la vivienda sea una prioridad política, por la que aboguen sin descanso las instituciones y los servicios públicos.

Cuando no hay vivienda se vulnera el derecho al agua, a la higiene, a la seguridad, a la alimentación, al uso de tecnologías, a tener una dirección para las gestiones. También a la salud física y mental. Ese es el efecto dominó.

Se vulnera el derecho al empadronamiento, necesario para acceder al sistema de derechos. Cuando no hay vivienda, no sólo se come mal, sino que se deja de comprar para cocinar, se pierde cada vez más autonomía y la situación se cronifica aún más.  Nosotras y nosotros no queremos esa dependencia; queremos vivir con normalidad para poder trabajar. Pedimos oportunidades de empleo, que nos permitan una estabilidad. Pedimos que se agilice la burocracia, que se nos oriente e informe de los trámites de forma asequible y organizada. Para las personas en calle cada día cuenta; cada día, nuestra situación, si no mejora, se hace más grave. No queremos una noche más en calle.

Queremos un trato más humano por parte de la administración, que no se nos discrimine por edad, por procedencia, por ser dependientes, por estar enfermos o enfermas, por ser personas refugiadas y buscar asilo en este país. Queremos que se nos informe, que se nos oriente y no se nos cierren todas las puestas en esta lucha por vivir a salvo.

El espacio público tiene que ser PUBLICO de verdad; lugar de encuentro y no estructuras de odio y rechazo a lo comunitario, que a nosotros nos hacen la vida aún más difícil. Los bancos individuales, los alambres y las rampas expulsan sin solución. ¿Dónde queda la dignidad?

 Pedimos a la sociedad que amplie la mirada y que se ponga en el lugar de las personas que viven una situación diferente. Más allá de las circunstancias de dificultad las personas tienen un pasado y un futuro digno. Pedimos respeto y buen trato: basta de robos, de violencia, de situaciones de maltrato y de miradas de rechazo. Pedimos a las autoridades policiales que sean conscientes de proteger más a la ciudadanía, independientemente del país del que vengan, y que cumplan con su trabajo de llevar más seguridad a las calles madrileñas y de toda España.  Queremos seguridad.  Especialmente para todas las mujeres que estamos en calle. Hay mujeres que acaban en la calle huyendo de la violencia machista. Muchas de nosotras sufrimos esa violencia estando en calle y tenemos que compartir espacios y recursos con nuestros agresores, y esto se convierte en una barrera más para pedir ayuda.

Queremos espacios seguros, libres de violencias contra las mujeres. Por ello, este año hacemos especial mención al Punto Violeta facilitado por las entidades en este día, con el objetivo de informar y sensibilizar, pero sobre todo de escuchar, acompañar y asesorar de forma especializada, y ofrecer protección, a cualquiera de nosotras que se sienta vulnerable o víctima de una acción machista. Denunciamos la doble invisibilidad que sufren las mujeres en situación de sinhogarismo, y denunciamos la violencia que sufrimos cada día en las calles.

Queremos una sociedad que priorice el derecho humano a la vivienda y se comprometa de forma real. Gracias a las nuevas tecnologías y la globalización estamos más conectados y conectadas que nunca virtualmente, pero olvidamos las conexiones reales, las de tú a tú, las conexiones con tu barrio, con tus vecinos y vecinas, con tus familiares, con las personas que vemos en las calles….

Las personas que estamos o hemos estado en situación de calle, somos personas normales como tú, pero con una serie de dificultades mucho mayores y más complejas, que son las que nos han llevado a esta situación. Por ello, estamos aquí para solicitar la atención de la ciudadanía; tu atención. No queremos dejar de formar parte de la comunidad, compartir la red social, de afecto, de cuidados, de participación. Me gustaría que me mirases cuando te cruzas conmigo en las calles. Queremos ser reconocidos y reconocidas, que se nos llame por nuestro nombre, y que se sepa que no hay dos personas iguales. Mi situación, vivencias y problemas son los míos. Pero no puedo llevarlas sólo. No puedo hacerlo sola.

Desde aquí, también queremos decirles a las personas que se encuentran ahora en situación de sin hogar que se animen a luchar, que sepan que no son invisibles. Sabemos que nadie está en la calle por propia voluntad. Queremos decirles que nosotros sí compartimos nuestra red. ¡No estás sólo! ¡No estás sola! #ComparteTuRed #NadieSinHogar

No Comments

Publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.